Citroën Jumpy HDI, la fragoneta para la mudanza de mi hermana

Buenas noches, chicos.

Tal y como prometí voy a contaros mis impresiones después de un viaje de unos 300 kilómetros conduciendo el vehículo en cuestión, en mi caso alquilado a la empresa Sixt,

Se trata de una Citroën Jumpy HDI, en su versión BlueHDi de 120 caballos.

Escogimos este tamaño (7 m3.) porque nos pareció ideal para una mudanza (sin muebles, sólo enseres personales, ropa de hogar y algunos electrodomésticos para 9 meses.

Tengo que decir que la furgo nos hizo un grandísimo servicio, nos entró todo más que holgadamente y de manera mucho más cómoda que usar los coches.

Estéticamente… pues coño, es fea, como se espera de una furgoneta. Es ancha (2’02), muy alta (2’27) pero no especialmente larga (4’60, un poquito menos que mi Civic Sedán).

Tiene una cabina para tres pasajeros, muy cómoda la verdad, y el salpicadero es plasticoso, duro… De esos que no son lo más bonito de ver ni de tocar, pero que seguramente resistirán el trato duro sin más quejas que una colección de grillos. Es del tipo “gruyère”, es decir, muchos agujeros (y ni una sola tapa).

Los asientos son sencillos, de tela áspera y dura, pero sorprendentemente cómodos. Quizá lo peor sea la postura de conducción “a lo autobusero” con las piernas colgando y teniendo que hacer movimientos verticales de la pierna para accionar los pedales; que por cierto son cómodos y de buen tacto.

Tampoco es agradable el volante, muy horizontal y que sólo tiene regulación en altura, pero no en profundidad (o al menos yo no la encontré). Excelente la palanca de cambios tanto por posición como por accionamiento.

El cuadro de mandos es simple, incluso espartano, pero nos ofrece toda la información que necesitamos. Es una combinación de elementos analógicos y una pantalla central digital, monocromática. Eso sí, la iluminación es en color blanco.

Tiene un equipo de audio con puerto USB y conexión Bluetooth que según pude probar con mi iPhone funciona perfectamente y es de un sencillo manejo.

Lo más criticable del interior son los mandos a ambos lados del volante, tanto los de iluminación / limpiaparabrisas como los “satélites” para el control de crucero y el audio… Dios mío, son los mismos que se usaba en el Citroën Xantia en 1994… Y cuándo digo los mismos es que son exactamente los mismos. Eso no es grave, pues se trata de un vehículo comercial que debe ser barato, lo grave es que PSA usa esos mismos mandos en prácticamente toda su gama. Es un detalle MUY CUTRE.

imagen_24169

Sobre la conducción, si se es consciente de que no es un turismo sino una furgoneta (recordemos que su límite es de 100 km/h en autopista) y aunque pueda parecer que es un turismo a la primera curva las leyes de la física nos devolverán a la realidad. Tiene un comportamiento más sano cargada que vacía, cuándo el tren trasero se vuelve rebotón y muy molesto.

El motor a furgo vacía tira bien, a furgo con media carga (mi caso) se defiende pero hay que usar bastante el cambio en los repechos (tiene 6 velocidades pero con mucho salto entre ellas) circulando a 100-105 km/h. En algún adelantamiento rebasé ligeramente esa velocidad pero, sinceramente, no me transmitía confianza.

Lo que me ha parecido exageradamente alto fue el consumo; en 297 kilómetros se bebió casi 32 litros de gasóleo… Y de esos kilómetros el 80% fueron autopista (AP9) con el control de crucero a 105 km/h y el resto un poco de carretera nacional y casi nada de callejeo (sin tráfico). Comprendo que la aerodinámica es la de una caja de zapatos, pero el peso tampoco es que sea exagerado… Sospecho que los desarrollos de la caja no sólo lastran el “andar” sino que también disparan el consumo al tener que tirar de marchas cortas.

Los frenos no tengo queja; la furgo frena suficientemente bien para el peso que yo le metí, pero supongo que cargada “hasta la bandera” podrían llegar a quedarse justos… No tengo datos para enjuiciar.

Otro detalle que no me gustó nada fue la dirección, tenía la sensación de estar “moliendo café”… Por ejemplo en una glorieta había que girar el volante prácticamente 270º. He llevado otras muchas furgonetas en mi vida y la dirección de esta, por número de vueltas de volante, me recordó a la época en que las direcciones sólo estaban asistidas por dos buenos bíceps; hoy día no hace falta tener tantísimo recorrido de volante.

Por lo demás me ha parecido un gran producto, práctico, cómodo y perfecta para el uso que yo le he dado; sospecho que en junio tocará alquilar otra parecida para el regreso.

2 Likes

el tio de las reviews!!! :sunglasses::sunglasses::sunglasses::sunglasses: